Archivo de la etiqueta: Amor

Sitting on a Porsche

THE MORE YOU PAY for a car, the less reliable it will be. And it’s not just cars either. My old Casio watch used to be second perfect, week in and week out, but the Breitling that’s replaced it sheds nine seconds a day and sometimes stops completely in the night. My £8 Zippo is capable of lighting cigarettes in a hurricane but the Dunhill I take out on posh frock nights refuses to ignite if someone on the other side of the room is waving their arms around a bit. 1 have an Umberto Ginocchietti jacket which has worn through at the elbows in less than a year, yet my Lee Cooper jeans are unburstable. And so it goes on. I read about a woman the other day who has enjoyed 120,000 trouble free miles in her Daihatsu Charade, yet the new McLaren, which costs more than half a million pounds, broke down on its first ever journalistic road test. Prince Charles suffered the ultimate ignominy the other day when his brand new £150,000 Aston Martin Virage Volante conked out, rather conspicuously, on the Cromwell Road. We may all drool over a Ferrari but if you used one every day, its engine would go out of tune and then break altogether. You would grow to hate the steering which is more stubborn than a dog which doesn’t want to go to the vet’s, and the gearbox, which is heavier than a washing machine. But this is part of the appeal. You’ve got to be some kind of triangular torsoed he-man to drive a Ferrari, and you have to be rich enough to have another car for the other six days in a week. You only take the Ferrari out on special occasions – that’s what makes it special.

If you have a car that you can use every day, it will be an everyday car; humdrum, and tedious. Unless it’s a Porsche. Porsches are unique as they, like no other cars made, blend quality with sophisticated get up and go. And 1 have to say that some of them, these days, are pretty good value for money. The 968 Club Sport does not have much in the way of creature comforts but you find me a more invigorating coupe for less than £30,000. And all you lot at the back with your Mazdas and your Toyotas can put your hands down now. They are not in the same league. The 911 too is something of a bargain. I recently spent the weekend with an egg yellow Carrera convertible which can haul itself from 0 to 60 in five point something seconds. It sounded great. Yobs spat at it. Taxi drivers asked if I’d swap. And yet it costs a mere £59,000 which is £20,000 less than the equivalent Ferrari. Now, I’m no great fan of the 911. It’s 31 years old and in some ways, you can tell. The dash was put together during a game at a children’s tea party, and a blindfold was involved. And I reckon the new suspension is a triumph of engineering skill over a flawed design. That engine simply shouldn’t be where it is. Furthermore, the latest version, which was launched six months ago, has a pair of headlights which make the whole car look like a startled rabbit. And it’s just too easy to drive; the steering’s too light, the clutch is no harder to depress than a member of EXIT and changing gear is no harder than stirring soup. The end result is a car that just doesn’t feel special enough even if you have just gone round a corner at 150mph and all the girls in the street are trying to leave their phone numbers under the windscreen wipers. Me, I’ve always preferred the Porsche 928, the Big Daddy. At £73,000, it is reassuringly expensive and it is capable of achieving speeds far in excess of what is practically possible. It also has a proper engine where engines should be – at the front. Lift the bonnet and you are greeted with the sight of a huge 5.4 litre, quad cam, 32 valve monster which sends 350 brake horsepower to the back wheels through a rear mounted five speed manual gearbox. Or, in my case, a four speed automatic. This is all good beefcake stuff. And when you climb inside, it gets better. Whereas most cars have measly pieces of wood which aren’t big enough to make a pencil, this has two dirty great slabs, like upended coffee tables, on each door. And the massive, swooping dash is just delightful. There are, of course, plenty of toys but it’s what controls them all that I love – knobs the size of ice-cream cones. To turn the lights on, you grab a great fistful of rubberised plastic and give it a big old twist. Perhaps that’s why there’s no CD player – too fiddly, too high tech: not beefy enough. I’m surprised it doesn’t have an eight track. So far then, it’s like motorised rock music: big, honest, down to earth and heavy. That body – a familiar sight now that it’s been around for seventeen years – is just enormous; so wide that parking meter bays are too narrow by 18 inches, and long too. Sitting inside, you feel cocooned so you find yourself trying to squeeze into spaces that turn out to be five feet smaller than necessary. It’s a good job that bumperless front end is damage resistant because you just can’t see it, or the back, or the sides. The last time I drove a 928, I crashed it, and driving this new one, I can see why – you can’t see where its enormous body stops. Happily, the engine is powerful enough to make light of the resultant weight. Prod the loud pedal, and immediately, the rear wheels chirp and lose traction, only being brought back into line by the various silicon chips. A green light comes on to tell the driver when the traction control computer has just kept him out of a hedge. The first time I went out for a spin, I dived into a small gap on the Wandsworth Bridge roundabout and such was the almighty leap forward, I couldn’t help whooping out loud. I’ve driven faster, more nimble cars but what 1 love about the 928 is its old-fashioned muscle. Fair enough, the ride is far too hard and the steering could do with a bit more ‘feel’, but when you put your foot down and that raucous engine begins to sing its good ol’ V8 song, you tend to forget about the various shortcomings. Who cares about the microscopic boot or the joke rear seats. The back may well sing tenor but the front sings baritone. And though £73,000 is a lot of money, it’s important to remember that this is half what Aston Martin charge for the similar, though even more brutal, Vantage and £60,000 less than a Ferrari 512TR.

With that in mind, I began to formulate a pretty good case for the German equivalent of Giant Haystacks, until I remembered the Corvette. Here is another 2 + 2 coupe with a big V8, a hard ride, and prodigious power which is now available with right hand drive for £45,000. There’s no doubt the Porsche is built to higher standards than the Chevrolet and that, curiously enough, is where my argument falls flat on its face. The more you pay for a car, the less reliable it will be. Unless it’s a Porsche.

Sitting on a Porsche

Jeremy Clarkson

Agosto

La  desapacible mañana del 2 de agosto llegué al estudio, entré a mi oficina y había un gato sobre el escritorio. Un cachorro. Giré sobre mi eje hacia Alicia que estaba concentrada en hacer el primer café de la mañana; el que uso para negociar mi alma al diablo.

_ Alicia…

_ Licenciado.

_ ¿Hay un gato sobre mi escritorio?

_ Sí.

_ ¿Tiene cita?

_ No, solo estaba en la puerta y como de los dos el que más sabe de gatos es usted asumí que querría cuidarlo. Tiene turno a las 11 en la veterinaria para desparasitarlo y vacunarlo. Ahí le van a decir cuando tiene que ir para esterilizarlo.

Alicia maneja mi vida con impertinencia y eficiencia, disculpen la cacofonía. Es apenas mayor que yo pero ejerce sobre mí un una maternalidad atenazante que le permito sin reparos.

_ Le voy a poner Mercenario sangriento.

_ No le puede poner Mercenario sangriento porque es nena. Y se llama Audrey Herpburn.

_ Ahja…

_ Cuídela bien.

Audrey Herpburn es gris y encantadora y se encargó de hacer mi mañana más interesante. Los clientes que llegaron tenían problemas comunes y aburridos; Hacia las 11, Alicia me pregunta si voy a ir yo al veterinario o si se encarga ella. _ No, no! voy yo Ali.

Agarré a Audrey Herpburn con una mano, apoyándola contra el pecho y caminamos al veterinario que estaba a seis cuadras. Nos atendió Florencia, una veterinaria con acento levemente cordobés.

_ ¿Hace mucho que estás acá?

_ 5 años…¿es la primera vez que tenés un gatito?

_ Sip; siempre fui más de perros.

_ Te vas a enamorar.

_ Ya lo sé.

Volver de vos

Me digo que te conozco

Pero solo sé del sendero cegador

que trazan tus piernas alucinantes

y del desasosiego adolescente

que desborda de tu pelo

en un atardecer de verano;

Solo sé de tus ojos

como espadas en la oscuridad

y de tus hombros como torres

Solo sé del rumor de tus manos

y del instante eterno en que te vas

Sé que existís, como una galaxia

intocable e infinita;

Y cuando me tocás

(Cuando me tocan tus palabras)

como me tocan los rayos del sol,

te entiendo inexplorada

y que los que te ven,

solo te ven a través de un lente

remoto y tangencial

Entonces busco mi traje espacial

y mi nave de impulso warp,

mi jetpack y un blaster

dispuesto a todo

porque sé que sos un viaje espacial

de esos sin retorno

que para explorarte

para saber de verdad

hay que pasar ese punto mágico

en el que para volver,

lo único que queda es seguir adelante

Igual no importa

sé, todavía sin explorarte

que no querría volver de vos

astro rose

Que seas de nadie

Me gusta que no seas mía

y que seas de nadie

me gusta la cacofonía de tu nombre con la soledad

y el eco de tu risa en el temor de los demás;

Me gusta la lluvia en tu piel

Tu pies contra la ventana

Un libro sobre el estómago

y el olor eterno de tu cabello en la habitación;

Me gusta tu forma de habitar,

tu segundo nombre

y la forma en que comés una hamburguesa;

Me gusta que sabés más que los demás

que me sabés tosco y ridículo

y tu forma de soltar las cosas;

Me gusta que sos de combate,

que sos táctica,

que sos blindada.

Me gusta que igual,

un día vas a necesitar a un héroe enloquecido

y voy ahí para darte hasta mi sangre.

Y voy a hacer lo que me pidas

incluso darte un rato mi soledad enorme

que es lo único que tengo.

Me gusta que quizás un día

te encuentre en un rincón asiático

por pura casualidad,

(vos dirías que fue Dios)

y nos vamos a reír

y te vas a subir a mi moto

porque sabés que sé a dónde ir.

Me gusta que al final

cuando sea el final de verdad,

nada va a importar tanto,

y voy a recordar tu risa.

Esa risa alucinante que espanta el dolor;

y me dice que está bien amarte.

Falling man Fast poem #8

Motherfucker jetpacked man used to fool around

todo el tiempo, en sus magníficos pantalones rosados.

Una vez dejó ir el jetpack y cayó (fell in love)

Cayó con una sonrisa sardónica en el rostro

y el ceño fruncido

y los puños apretados

cubriendo por costumbre esa retirada premeditada,

con la .45 y granadas de humo

porque los hombres de acción no están acostumbrados a caer

pero cuando caen

Mierda…

caen con estilo.

Falling man

 

Mujer maravilla Fast poem #3

Keep it shining baby

Get your shit together

Solo queda un trecho cortísimo

Y te los comés crudos

El último pique

La milla eterna que se acaba

El túnel sin luz que se derrumba

y vos saliendo al sol

Get all those motherfuckers

Matálos a todos

y si tienen alma

que dios se apiade de ellos.

Keep it shining baby

Gun`s barrels are hot

pero seguí disparando

hasta que no quede ninguno

Just keep it shining…

.

.

.

Quiero ser un robot de cometas (Un cuentito de amor)

Si no amás a alguien  que te dice “Quiero ser un robot de cometas”, sos un imbécil que no entiende nada y lo hacés por las razones equivocadas; tipo para tener hijos y formar una familia. Eso es una pequeña empresa y no digo que esté mal. Pero es otra cosa que apenas se parece al amor.

 

nata

“Quiero que estés siempre en mi vida”, tambien me dijo. En esa frase, la mayoría entenderá una condena. A mi me sonó liberador, porque no  hablaba de pareja, ni de matrimonio ni ninguna perversión similar. Hablaba de dos personas que se entienden. Que se dan cosas sin pedir nada a cambio. Que intuyen que podrían cruzar un desierto de tiempo solo para volver a verse (y disculpen tan cursi cliché). Nos unen pasiones, desuniones, cierta percepción cínica del mundo y un árbol de damascos en la niñez, que nos era todo.

Encontrar a Nur fue repentino, tormentoso y mejor que nada, fugaz y clandestino. Amor de verdad, que dura una milisegundo cósmico.

Nur es maravillosa. En serio. Bellísima, aguda, elegante, divertida, versátil y divertidísima cuando hace el amor. Hay que amarla y atreverse a morir un poco. Lo sé porque la amé y al calcular la posibilidad de que destruyera mi corazón y mi alma, no me importó. Me arrojé a esa aventura con el corazón sincero y vulnerable.

volar

 

La soledad me es una condición intrínseca: “Vos tenés tu mantra de Lobo Solitario”, me dijo el Capitán; “pero que eso no interfiera en tus decisiones”. Algo de razón tiene. Pero  It`s a win-win situation: cualquier decisión que tome es la correcta; y si fueran las dos incorrectas no importa. Un segundo con Nur vale una eternidad de condena. Eso es amor, manga de chimpancés.

Puede que haya tenido 5 ó 6 cuando trepé el Damasco de la casa de mi abuela por primera vez y me sentí un puto héroe. Superman en su fortaleza de la soledad; Así fue besar a Nur por primera vez. Sentí que podía salvar al mundo; que podía matar un dragón con el revés de la mano y decapitarlo con mi sable de luz. Sentí que podía acabar con el hambre en el mundo; y con las injusticias y con los incendios forestales y con la caza de ballenas. Sentí que podía ser un hombre mejor. Yo, como el Damasco de su niñez; era su “secret hideout”. Nur refugia en mí ciertas fobias. Para eso estamos los héroes también. Somos un refugio.

sup 3

 

La conocí en el `14. En el `17 se casó con un abogado aficionado a la cocaína y los travestis pero socialmente correcto que la llevaba a destinos all inclusive. Yo, por esa época perseveraba en labores altruistas y visiblemente inútiles. Esas distracciones sólo acentuaron nuestro amor. En el `18 sobrevivimos un incidente en un reducto de Hue, que involucró a dos asaltantes vietnamitas que acabaron, uno con los huevos rotos y otro con la nariz quebrada y semiasfixiado. Nur tiene hermanos mayores y la predisposición al coraje físico de un sindicalista. Opuso su metro setenta y tres al metro cincuenta y ocho de los vietnamitas como un rayo en un día claro. Dios mio… ¿! como no amarla !? En serio; que clase de imbécil se creen que soy?

 

En el `19 nos encontramos en Copenaghe; En el 20 en Nueva York; En el `21 en Buenos Aires.

En el 22 se había divorciado por razones oscuras y desconsoladoras. Pude conocer a sus hijos y la amé más; porque vi ese rol tan íntimo y tan sanguíneo que me era vedado. Me mantuve más cerca, sin abrumarla. Varios nuevos hombres intentaron llevarla a una nueva empresa matrimonial que era como que Manaos le ofreciera asistencia comercial a Apple. Yo le ofrecía otra cosa: libros tontos, un sexo divertidísimo que incluía violencia contenida y una ternura sin límites; y hamburguesas en la cama. Ya les dije: un refugio. Un héroe solitario al rescate.

king_arthur

 

En el `47. Nos vimos en París. Ya éramos grandes, y nuestros hijos, mujeres y hombres. Nos amábamos serenamente y me lo dijo:”Querés viajar al espacio conmigo?!”. ¿Cuanto creen que pudo  importarme la posibilidad de dejar todo ?(que era nada);  Le dije que sí, sin hacer preguntas. Eso es amor.

En el 48 nos unimos a un programa espacial complejamente polémico. Un neurólogo noruego logró aislar la conciencia, algunos dicen el alma, y transferirla a un sistema de memoria. En esa empresa nos unimos Nur y yo y ahora somos robots de cometas. En este momento que les cuentos nuestra historia, que es mínima, limpio de polvo cósmico sus paneles solares, para que se carguen sin problemas. Ella hace lo mismo con los míos. Cabalgando el cometa Korens 3018 en el que aterrizamos ubicado en el perímetro exterior del sistema solar (esta es una empresa pionera) somos testigos del tiempo y del nacimiento del universo que es ahora y siempre. En algún momento me dijo “gracias por estar en mi vida”; “gracias hacen los monos, pendeja”, le dije y pude ver su sonrisa desafiante detrás del metal que era más mi recuerdo. Mírenme: yo, que pensaba que el amor es un instante fugaz.

walle3

Not getting too soft

 

 

Now, in the vanished november

a smooth rumor assaults my eardrums

saying something about love becoming a loaded gun

and something about not behaving like an asshole

 

Una entretención de los días

es, el ensayo de muertes que no sean absurdas

Suceden  la posibilidad de ser Batman

y recibir un disparo en el símbolo

De una carga de húsares  a una posición de artillería

en un valle de fuego y metal

O el rescate de una dama contenida en una torre por un dragón rojo,

atávico, sanguinario y exterminador

Esas distracciones fueron reemplazadas por miedos infectos

como morir junto a una ventanilla de colectivo

con el paragolpes de un camión atravesando el cerebro

o asesinado por un adolescente adicto con una navaja oxidada,

luego de una septicemia voraz

La muerte que en sí misma es una circunstancia

se convierte ahora en un obstáculo apenas posible, quizás;

pero también insalvable si se cruza en mi camino cuando voy a verte

No es miedo a la muerte ( pelotudeces no…)

es terror, que ahora parece eterno, a ese instante atroz

en que puede que te vea, pero no

Y uno, que siempre fue un imbécil, se dice

“No seas tan imbécil!”

“No seas tan imbécil!!!”

¿A esta altura? ¿Miedo!?

…¿En serio?

Ya arriesgaste el alma, que es lo único que te queda

porque lo demás es un desastre

entonces  entiendo que puedo ser inmortal

y detener esos segundos en que beso tus pies

y esa instancia en que muerdo tus hombros

y convertirme en un arma de guerra que arrase a la muerte

en una armadura mech que me proteja de sus garras

en un sable jedi que corte los hilos que la sostienen

Y el miedo se va…

y queda la calma después del combate

de la victoria incierta y la lucha bien peleada

de los años que se han vivido bien

Sin miedo

Con más pasión que cerebro

Con más pasión que goce

Not getting too soft

 

zen

 

Hoy

Hoy debió ser uno de eso días en que me despertaba con vos.

Uno de esos días en que el olor de tu sexo me rodeaba

y me hacia amar el mundo.

Hoy que debió ser uno de esos días

me desperté en realidad con los dientes apretados.

 

Hoy, que debería haberte despedido en la mañana fría

y empezar el día sabiendo que estás

y recordando tus piernas y tu sexo arollándome

Hoy que debió ser uno de esos días,

solo inicié otra más de esas soledades

que ya ni son absurdas.

 

Hoy que debió ser otro de esos días comunes

en los que hacía planes

en cambio hago mala poesía

y reproches y dibujos malísimos.

y más mala poesía.

 

Hoy, que me miro al espejo

y me digo “boludo, estás buenísimo”

Y me río, sabiendo que te reirías.

Hoy debería haber sido un día como no es

Pero es

Y eso hace toda la diferencia.

As the road not taken.