The “I” on integrity.

“I don’t like ass kissers, flag wavers or team players. I like people who buck the system. Individualists. I often warn people: “Somewhere along the way, someone is going to tell you, ‘There is no “I” in team.’ What you should tell them is, ‘Maybe not. But there is an “I” in independence, individuality and integrity.'” Avoid teams at all cost. Keep your circle small. Never join a group that has a name. If they say, “We’re the So-and-Sos,” take a walk. And if, somehow, you must join, if it’s unavoidable, such as a union or a trade association, go ahead and join. But don’t participate; it will be your death. And if they tell you you’re not a team player, congratulate them on being observant.”

George Carlin.

Karmann ghia.

En un arranque marikondesco me deshice de ropa que no uso; un par de pulloveres de hilo impresentables y dos camisas de buena calidad con cero onda y no sin dolor una remera de Avengers abierta en una axila. Hay otra camisa, a cuadros azules, que no voy a dejar ir. Cuando la compré, la compré por vos; para bailar con vos. Te merecías eso y todo porque te aseguraste de que yo fuera tu pareja y también  te aseguraste de ser la historia de amor más maravillosa de mi vida. Fue un verano que sabíamos que empezaba y terminaba y aunque flasheamos un amor de verdad (eso dijiste vos; “flashee amor” y yo sencillamente estaba enamorado); secretamente sigo enamorado de vos y me permito alegres fantasías que amortiguan ese absurdo. La más reciente me ubica a bordo de un VW Karmann Ghia como el de Brad Pitt en “Once upon a time…”, pero rojo. La clase de auto que según yo debería tener un hombre de verdad.

Escenifico una entrada de costado como la de Kaneda en su moto y no mucho más, suponiendo que eso te impresionaría aunque en realidad sé que  te dejaría mirándome como a un boludo, pero es que el Karmann ghia me impactó y notoriamente no tengo mucha imaginación así que persevero en esa porque te conozco lo suficiente y me conocés lo suficiente como para que nuestra relación supere esa instancia reprobable. Sobre todo porque es sólo una fantasía. Las fantasías anteriores incluían un Jetpack y pistolas láser e incluso dragones, así que podemos entender un avance en términos dramáticos.

En las fotos aparecemos descontrolados de fiesta, yo estoy con la camisa azul y estamos juntos, juntísimos porque hicimos el amor todo el día pero igual estamos viendo la forma de irnos, sin que nadie se dé cuenta porque queremos dormir juntos. Ni loco voy a dejar ir esa camisa. La voy a usar hasta que se deshaga y cuando se deshaga la voy a usar de bandana para salir de desert raider. 

Esta notoria melancolía loser es inaceptable pero también me prueba un poco que el amor existe. El amor desinteresado digo; el que no espera nada, que cabalga una felicidad tenue y despreocupada, como una sonrisa en una tarde de lluvia cuando el café caliente desprende el aroma perfecto; una escena serena y bucólica, pero que en realidad contiene a un karmann ghia de color rojo entrando de costado.