Falling man Fast poem #8

Motherfucker jetpacked man used to fool around

todo el tiempo, en sus magníficos pantalones rosados.

Una vez dejó ir el jetpack y cayó (fell in love)

Cayó con una sonrisa sardónica en el rostro

y el ceño fruncido

y los puños apretados

cubriendo por costumbre esa retirada premeditada,

con la .45 y granadas de humo

porque los hombres de acción no están acostumbrados a caer

pero cuando caen

Mierda…

caen con estilo.

Falling man

 

Anuncios

Armoured motherfucker Fast poem #5

Claro que me voy a enamorar de vos y de tu flaming self respect

Sé que podés resistir los  cohetes y misiles con elegancia

pero dejáme que te rescate de los dragones y de los ninjas

porque soy el armoured  jetpacked motherfucker

Y te voy a rescatar, obvio. Aunque no quieras…

pero después podría quedarme a tomar un helado,

o meter turbo-boost al jetpack y desaparecer en el espacio

Y eso tiene que ver con la cara que me pongas

Porque tengo clarísimo que no necesitás que te rescate

pero deberías saber que lo hago para quedarme a tomar un helado con vos.

Armoured

Los guerreros y el amor eterno.

Una playa ultrajada por la marea al atardecer es un escenario de guerreros. Los días en que uno siente que podría volverse loco; y no me refiero a la clase de condición en la uno  supone ser un apio sino a cuando se es perseguido por un recuerdo persistente y feroz. Puede ser “Mentira” de Valeria Lynch o un amor que todavía nos recorre.

Para esas ocasiones hay que elegir una metáfora simple. Sirve una compañía de guerreros desiguales: hombres y mujeres con espadas rápidas y pistolas frecuentes,  acorazados en chalecos blindados con inscripciones en las que matan a dios; con cicatrices y mutilaciones que adornan con tatuajes.  Son malhablados y calzan zapatillas sucias y jeans; los protege  la experiencia y helicópteros artillados con miniguns y cohetes. Desembarcar en playas solitarias para destruír recuerdos es la actividad que los justifica.

Llegará, claro,  el día en que los  enviemos a un combate final. Pelearán para librarnos de un amor que se nos hace eterno y serán derrotados (la eternidad se compone de resistir esa clase de embates) . Combatirán hasta la oscuridad y la desesperanza, con las espadas melladas y sin munición; Finalmente se volverán a nosotros para putearnos por enviarlos a una empresa que sabíamos perdida. Nos van a maldecir con el agua y la sangre en los tobillos y se van a hacer tatuajes para recordar ese día y odiarnos, como a Dios, en cada nueva cicatriz y no nos quedará más que enloquecer de amor  y de sinsentido.

Foto del hipergrossisimo Mariano Srur.

Pueden ver más de su trabajo en http://marianosrur.com.ar/